Un masaje de 2 horas, llamado Masaje Profundo en Masajes con Karma, no es algo que todo el mundo quiera hacer. Hay varias razones por las que una terapia de estas características es más dificultosa que las otras. La primera es la razón física; son dos horas de trabajo que, si bien no es un ejercicio de alta intensidad, (como una media maratón) sí es necesario tener una condición física que permita estar ejercitando los movimientos pertinentes durante 120 minutos.  La segunda razón es energética, la concentración. Durante dos horas no es tan sencillo mantener la concentración y la energía presente en lo que estamos haciendo. No nos engañemos, cuando uno automatiza ciertos movimientos y actividades (como por ejemplo conducir) es normal irse a pensar otras cosas, en un masaje, esto no es no sea lo ideal, sino que es altamente importante para la terapia que no sea así. Cuanto más concentrados y presentes estemos en la actividad, más beneficiosa será para el «masajeado». Todos recordamos masajes que hemos recibido en los que nuestro «masajeador» parecía estar pensando en la lista de la compra. Por eso es que durante dos horas es justo el doble de difícil este punto que durante una. Simple lógica matemática.

 

En el masaje de 2 horas de Masajes con Karma (cuando se hace de manera individual) introduzco una técnica llamada Relajación de los 4 diafragmas que podría explicarse como una meditación profunda sobre los chakras. Es algo que se comparte con las técnicas Craneosacrales que además de ser altamente relajante tienen su función de equilibrado energético y alivio de diversas patologías relacionadas con el estrés.

Estas son básicamente las razones de por qué el masaje de 2 horas es más caro que dos veces el de 1 hora.

 

Si quieres una vida diferente,

hazla diferente.

 

Masajes con Karma

tu diferencia.