tecnica masaje

Mima tu rostro con el masaje facial japonés kobido, el secreto mejor guardado de las geishas y emperatrices para una piel saludable y tersa.  Sentirás los mismos resultados de un lifting facial, sin agujas ni bisturí gracias a la aplicación de masajes y presiones con los dedos, suaves y relajantes en una terapia de 40 minutos.

Esta técnica estimula la producción de colágeno para rejuvenecer tu rostro.

¿Qué es el masaje kobido?

Es una terapia milenaria proveniente de Japón para relajar todos los músculos del rostro en sesiones de 40 minutos. El masajista da toques en los que evalúa la reacción de la piel con el propósito de oxigenar los tejidos e incentivar el aumento de colágeno.

Pueden recibirlo tanto hombres como mujeres a partir de los 16 años, siempre y cuando no sufran de alergias cutáneas, ni tengan la piel con exceso de grasa. En este caso, debes consultar con el dermatólogo sobre la conveniencia de aplicar el masaje facial.

¿Qué beneficios tiene?

Etimológicamente, kobido significa «antiguo camino de la belleza». Se refiere a los masajes utilizados en sus orígenes por los samuráis para aliviar los dolores musculares después de sus batallas. Las emperatrices empezaron a emplearlo para otorgar a su rostro un efecto rejuvenecido y luminoso.

Este masaje japonés es una de las terapias más efectivas para aliviar las migrañasrelajar la mente y disminuir la irritación de los ojos. El kobido también te ayuda a reducir el insomnio y la excesiva tensión muscular sobre la mandíbula o ATM.

Fases del masaje kobido

El kobido profesional se aplica a través de las siguientes fases.

  1. Limpieza y drenaje. Purificar la piel al extraer las obstrucciones de los poros.
  2. Estiramiento e iluminación. Untar con aceites naturales para reducir las arrugas.
  3. Lifting japonés. Masajear el rostro a distintas velocidades.
  4. Masaje shiatsu. Aliviar el estrés con presiones con los dedos.

¿Cuántas sesiones hacen falta para ver resultados?

Te da un efecto inmediato. Después de recibir el masaje, sientes el rostro rejuvenecido y relajado.

Para resultados óptimos, se recomiendan entre 6 y 8 terapias. No obstante, cada tratamiento debe ser personalizado según tu tipo de piel y lesiones presentadas como acné y manchas cutáneas.

¿Se puede combinar con otros tratamientos?  

El kobido es una técnica que se puede combinar con tratamientos de cosmetología como aplicación de plasma, ácido hialurónico y vitaminas para limpiar el rostro de impurezas, disminuir las líneas de la edad y lograr un efecto más luminoso.

Se contraindica su aplicación en los pacientes que tienen erupciones en la piel, ocasionadas por alergias o lesiones por quemaduras o accidentes. Por su parte, los pacientes con piel con exceso de grasa, acné y eritrosis requieren de sesiones extra para ver los resultados de rejuvenecimiento sobre la piel.

Si en este momento cumples un tratamiento dermatológico, consulta con el especialista la conveniencia de recibir estos masajes sobre tu rostro.

¿Cuánto dura el masaje y cada cuánto tiempo aplicarlo?

Según la intensidad y el efecto que quieras obtener, hay 3 tipos de masajes faciales de kobido.

  • Básico. De duración aproximada de 20 minutos, obtienes una total tonificación y relajación. Es recomendable si es tu primera vez por su suavidad.
  • Rejuvenecimiento facial. Es más completo gracias a la inclusión de movimientos circulares, golpeos y amasamiento. Tiene un tiempo estimado de 50 minutos. Obtienes una mayor nutrición y tonificación de las células.
  • Ritual imperial de juventud. La sesión completa dura 90 minutos, dividida en dos partes. La primera trata sobre la aplicación del masaje y la segunda, busca la circulación y el equilibrio de la energía del paciente.

Gracias a la técnica milenaria del kobido, puedes lucir un rostro rejuvenecido y saludable, sin agujas ni bisturí, en un ambiente de total relajación.