Dicen por ahí que la mejor terapia es una sonrisa…