Mantener la mirada serena hacia adentro y la practica diaria hacia afuera.

Contener y sostener las emociones, gestionar el caudal antes de ser desbordado y volver al centro.